Días 4, 5, 6, y 7 (perdón)

Habréis notado que estos días no he hecho el diario como se supone. Hasta yo mismo pensaba que había abandonado (y fracasado), pero no. He tenido unas cuantas noches un poco agitadas y otras de vagancia, y no he escrito nada.

Todos estos días, aprovechando el puente, he estado adelantando prácticas y trabajos y preparando los apuntes para los exámenes. (JAJAJAJA, ¿cuela?). No, ahora en serio, he hecho el perro todo lo que he podido, y he hecho algunas cosas chulas, pero por desgracia no han tenido nada que ver con la universidad (siempre pasa esto, estoy empezando a sospechar que la uni es un pedrolo).

Ahora estoy en casa de mi novia (hola Paulaaa) intentando recapitular estos trepidantes cuatro días en los que tampoco he salvado el semestre. Vamos a ver:

El miércoles es desde septiembre mi día entre semana preferido. No es porque me encante estar lo más alejado posible de los fines de semana, es que no tengo clase y puedo dormir hasta que duela. Esta semana prometía una sobada de las denunciables: hacía frío, estamos a final del semestre, diciembre… Pues a estos señores no se les ocurre otra que ir a subir el Penyagolosa. Y a las 9 arriba como un campeón.

Nos plantamos allí hora y media después, sin saber dónde dejar el coche, traqueteando entre las piedras de la montaña a ver si encontrábamos el sitio mientras sonaban grandes éxitos de Michael Jackson en el coche (tremendo el panorama). Acabamos preguntándole a un yayo que nos indicó muy bien, y también nos dijo que no tirásemos piedras a la balsa, que de ahí bebían los animales. La balsa estaba helada. Hielo del duro, del que no se bebe. Y yo solté la piedra como un niño cuando lo pillan a punto de liarla.

michael jackson happy halloween GIF by Vevo

Me cansé, vi árboles, montañas y águilas (mucho de cada cosa).

Cuando volvimos yo tenía toda la intención y las ganas de ponerme a hacer cosas realmente útiles para mi futuro académico y profesional, pero al final, por lo que sea, acabé bebiendo vodka marca Sharuska (no se me va a olvidar en mucho tiempo) en casa de una amiga y apoyando el vaso sobre los ronquidos de Paula (hola otra veeez). Cosas del directo.

Al día siguiente protagonicé junto a Luis uno de mis highlights del curso: presentamos una exposición donde se abría debate sobre las empresas y los neo-nazis. Se nos fue de las manos un poquito el debate, pero estuvo entretenido. La gente dice cosas bastante curiosas cuando hay beneficio económico por delante.

Después de este triunfo absoluto, que por otra parte no soluciona nada en la problemática real de cara a sacar el semestre adelante, comimos con Jordi y pusimos una peli. El argumento estaba bien, la banda sonora molaba, el prota me caía bien… Me dormí a los diez minutos, pero la tengo pendiente. (Para la gente curiosa, la peli).

Al volver a casa nos olvidamos del otro Jordi cual abuelo en gasolinera, pero al final volvimos a por él y todo salió bien. Después, cuando me dejaron en la gran ciudad, me pasó una cosa bonita de las que mola contar: No tenía viajes en el bonobús ni dinero suficiente para pagar el billete, así que lo cargué a través de la web, pero todavía no funcionaba cuando subí al bus, así que el conductor, muy amable él, me dijo que me sentara y no me preocupara. Le debo una a alguien, por aquello del espíritu navideño.

Después de este carrusel de emociones que fueron miércoles y jueves, llegó el primer día en casa de la madre que me parió que os voy a contar aquí. El viernes.

El viernes sí que sí, hice cosas de provecho para salvar el semestre. Me levanté a las 2 del mediodía, prácticamente a mesa puesta, después me fui a jugar a baloncesto, miré lo que me quedaba de Merlí para ponerme al día (ay mi madre Merlí) y por la noche vi La La Land con Paula (madre de dios qué bajo de forma está ese tal Óscar que da los premios).

Y bueno, ayer lo único de provecho que hice en todo el día fue subir al Aula Virtual un trabajo en el que mi participación ha sido más bien escasa y cenar pizza.

Ballon d’Or de los estudiantes, allá voy.

Imatge relacionada

Anuncios

Día 3 (lo de las series)

Hoy he empezado a pensar en la criogenización, y creo que mi casa de Castellón sería un sitio perfecto donde hacer una start-up del tema. Vivo en una puta nevera, y llevo dos días durmiendo en el sofá con dos mantas. No me atrevo a ir a mi habitación porque aquello parece villapingüino. Eso sí, la circulación me va como si tuviese a Eddie el policía de Los Simpsons al mando.

RYY41jF.gif

Hoy tenía que acabar lo que ayer aplacé (mi yo de ayer no se lo esperaba, pero mi yo de hoy no le ha guardado rencor), y bueno, tampoco ha estado tan mal la cosa. Cuando hago estas cosas siempre pienso que de haberlo hecho todo ayer, hoy habría podido no hacer nada. Después pienso bien lo que he hecho hoy, y me vale más la pena no haber hecho casi nada los dos días.

Digo esto porque he invertido el 80% de la tarde en ver lo que me quedaba de La Casa de Papel, y ha sucedido otro de los fenómenos mágicos de la vida del estudiante que ocurre bastante a menudo:

Paso 1: “Veo un capítulo, acabo la faena y después veo más si me apetece”.

Paso 2: “Hostia qué intriga, joder, ¿qué hora es? Voy a ver otro a ver qué pasa”.

Paso 3: Repite el paso 2.

Así se me ha ido la tarde entera, pero no podía abandonar a esos pobres atracadores sin saber si se podían escapar o no.

Al final he terminado el trabajo después de cenar, e incluso me han sobrado más de 2 horas para la hora límite.asd

¿Estoy madurando?

Lo descubiremos en el próximo capítulo…

Día 2

Pues bueno, que esté empezando el segundo día significa que esto ha sido todo un éxito. No habla muy bien de mi constancia y dedicación a nada, pero es un éxito al fin y al cabo. Supongo que el hecho de que mi vida siga siendo igual que ayer me empuja a seguir intentando hacer algo al respecto.

Alguien puede pensar que sería más productivo para mí “hacer algo al respecto” aplicándome en vez de escribiendo aquí, pero sinceramente me llena y le saco más provecho a esto. Y qué cojones, ¿desde cuándo la vida se basa en la coherencia?

El caso es que hoy he tenido un destello de responsabilidad, y no me ha salido demasiado bien. Si cuando uno tiene iniciativa el mundo le lleva la contraria ya es lo que faltaba. Creo que tengo una mano negra con las resposabilidades. Lo enseño:

2

¿Y ahora qué? Pues he tirado de dignidad y lo he llevado yo a imprimir.

A primera hora de la mañana ya sabía cómo iba a empezar esto, y tenía todo el día por delante para recoger más maravillas de la odisea estudiantil en la que me hallo. Entonces, después de la hora de la siesta (SAGRADÍSIMA AUNQUE NO SE DUERMA) ha pasado uno de esos momentos mágicos que se dan en la mentalidad del buen estudiante.

En teoría, mañana se entregaba un reportaje por parejas. Nos ponemos a hacerlo, perdemos la motivación y…

Primer paso: “¿Cuándo se entrega esto al final?”

Segundo paso: Miramos el Aula Virtual, se entrega el miércoles a la 1 de la madrugada.

Tercer paso: “Oye, mañana ya lo rematamos, ¿no?”

Así funciona. No hemos hecho nada, literalmente NADA, en lo que quedaba de tarde. Mañana ya tal. Ya veremos.

21 días salvando el semestre

Espero que tengáis fresco el tono de Samantha Villar, o en su defecto de Gloria Serra (la de Equipo de Investigación), porque esto va en serio.

Ante la desesperación que me provoca intentar llegar a Navidad manteniendo mi integridad física (y sobre todo psicológica) tras enfrentarme a lo que se me viene encima en la universidad, he decidido pasarte el marrón a ti, persona que lee, y volcar aquí todos mis desastres, crisis y cagadas en general que me dé tiempo a hacer antes de ponerme hasta el culo de turrón. Si todo anda como debe, el último día de este diario será el 24 de diciembre, día en el que renunciaré a toda actividad que requiera usar un mínimo de inteligencia.

Bienvenidos a… 21 días salvando el semestre.

Hoy es domingo, día 1 de esta fascinante aventura, y ya empieza la cosa bastante regular. Estoy escribiendo sentado en el suelo del tren, me he dejado las ganas de ir mañana a clase no sé muy bien dónde y no tengo cena. Hace más frío que aquella vez que te encontraste con tu ex y a él/ella le iba de puta madre mientras tú seguías en la miseria más absoluta.

Vamos a jugar a un juego. Se llama “Expectativa vs Realidad”:

– Llegaré a Castellón, me haré algo para cenar, fregaré lo que haya usado, contribuiré al trabajo en equipo ayudando a mis compañeros a acabar la práctica que se entrega y se expone mañana, le daré las buenas noches a todo el mundo y me iré a dormir antes de medianoche para mañana despertarme fresco e ir a la clase de las 9 de la mañana.

– Llegaré a Castellón, cenaré literalmente cualquier cosa que me evite ensuciar para no fregar, no haré nada hasta, al menos, la 1 de la madrugada, intentaré salvar con estas maravillosas personas una práctica más in-extremis (el Dream Tramesa Team ha vuelto), me dormiré en cualquier sitio menos donde debo y mañana, si hay suerte, iré a clase con mis amigas ojeras. Y con “si hay suerte” quiero decir que es improbable a todas luces.

Puede parecer que hoy he tenido un mal día, que estoy desanimado por cualquier cosa y por eso voy a hacer todo lo contrario de lo que se supone que he de hacer. No, señoras y caballeros. Esto es el día a día, la vida universitaria. Espero que ahora entendáis mejor por qué necesito estos 21 días salvando el semestre, y por qué necesito contarlos. No me dejéis solo, por fa.

WhatsApp Image 2017-12-03 at 23.01.25

 

Xavi intenta estudiar veterinaria

El pasado fin de semana estuve de visita cumpleañística en Zaragoza. Al llegar el lunes, las personas normales tienen clase, y yo estaba por allí, así que decidí probar suerte. Después de comer, tres de la tarde, buen tiempo… ¡Qué coño! Voy a entrar a una clase teórica de veterinaria. Para no dar el cante, decidí tomar apuntes de la clase. Este es el resultado de meter a un periodista de letras puras en una clase de ciencias (o de chino, no sé…).

Integración en Animales de Compañía    08/05/17

  • Los alumnos han hablado con Maite y han cambiado el horario.
  • El profesor tiene 4 clases. Esta semana 3.
  • Recogerá todo lo que sabemos. En mi caso 0 (nada).
  • A los 4 minutos de clase, estoy totalmente perdido.
  • Doctor, mi perro no pronuncia bien la “z”.
  • La fatiga es común. Todo el mundo se cansa, por lo que sea.
  • Cuanto más se mueve, más se cansa. Lo normal, pero aquí piensan que está malo del corazón.
  • Preguntan que qué haría yo. Pues no lo sé caballero, yo soy periodista.
  • Estoy más intrigado con lo que le pasa al perro que con el final de El Código Da Vinci.
  • ¡A ver qué ocurre! Y se queda tan pancho.
  • Ojo, que vienen los diferenciales.
  • – ¿Sabe usted que el bóxer está predispuesto a tener cardiopatía dilatada?                   –  Pues si me llega a avisar usted antes, me compro un caniche.
  • Ahora quiere remodelar un animal. ¿Le va a alicatar las patas?
  • El profesor imita el jadeo de un perro. La situación empieza a rozar lo surrealista.
  • “Así no puedes ir por la vida”. Y qué quiere que haga yo, señor…
  • Se pone a hablar de videomarcadores.
  • El animal no va a evolucionar bien (conocimiento aplicable a Pokémon).
  • Habla de algo necesario, pero que no le gusta a nadie. ¿Dentista? ¿Urólogo?
  • He sobrevivido 20 minutos. Y llevo una página de apuntes. Estoy al borde de la convalidación.

  • El profesor hace humor negro sobre muertes de perros. Hay risa generalizada.
  • *Anécdota del año 79* (No es sobre la Constitución).
  • Ah, espera. Dice que lo nuevo viene ahora.
  • Después de 25 minutos de clase, concluye: “Y esto es lo que vamos a ver estos días”.
  • Habla de reducir el tono simpático. Aquí pocas bromas.
  • PREGUNTA DEL MILLÓN: 傻瓜谁读它.
  • No, no he ganado un millón.
  • Habla de viagra para el coração.
  • Superado el ecuador de la clase, sigo sin tener ni puta idea.
  • El ambiente festivo se apodera del aula. Empiezan a volar piezas de ropa.
  • “La última clase será de relax”. Me he equivocado de día…
  • ¡¡Empieza el espectáculo!!
  • Dice que sus razonamientos son sencillos. Permítame que discrepe.
  • Algunos cardiólogos lo utilizan. Dr. Torreiglesias, lo necesito.
  • “¡No está anticuada!”, afirma con autoridad tras haber contado una anécdota de 1979.
  • Efectos secundarios: no matan, pero perjudican.
  • Habla de sí mismo como “no traidor”. ¿Hasta qué punto inspira confianza esta afirmación?
  • Habla de corazones deprimidos. Mr. Wonderful irrumpe en el aula al grito de “¡Risas para todos!” mientras arroja setas alucinógenas sobre el alumnado.
  • Otra pregunta del millón. No me da tiempo a escucharla, si me llego a saber alguna me forro.
  • No ha acentuado ni una sola mayúscula en todo el Power Point. Sin embargo, tilda la “ó” en una oración disyuntiva. (“COMBINAR CON IECA ó IRECA”).
  • Critica duramente la industria del adelgazamiento. Rosa la de OT, que pasaba por allí, se tapa los oídos mientras repite “lalalalala”.
  • Pregunta qué hay detrás de los ventrículos. Depende de si alguien tiene una bala u otro objeto alojado en el pecho.
  • Concluye la clase con un tajante “mañana más”. Pues no creo, muy señor mío.

Tras esta inspiradora clase había otra más. Cuatro de la tarde, buen tiempo… ¡Qué coño! Me fui a comer un helado y a dar una vuelta por la facultad. Había ovejas la mar de bonicas, caballos, olor a vida en todas partes y un rinconcito donde había acumulados, sin exagerar, 500 kilos de estiércol.

Futurama-Fry

Xavi vuelve en unos minutos

Al principio, cuando me dijeron en clase que tenía que hacer un blog, escoger un tema y escribir sobre él, se me vino el mundo encima. Es de esas cosas que en algún momento de tu vida te planteas hacer, pero por diferentes motivos (y nunca, NUNCA, por pereza) al final no haces.

Cuando vi que no había otra salida y tenía que hacerlo, qué menos que hacerlo bien, y sentirme bien conmigo mismo mientras lo hacía. Decidí hablar sobre lo que me pasa en el día a día porque es un tema del que sé bastante, y como nunca he sido demasiado astuto en la vida, me suelen pasar cosas divertidas de contar.

Empecé a escribir más bien poco convencido, pero parece que a la gente que lo ha leído, en general, le ha gustado, y eso me ha ayudado mucho y me ha animado a seguir y a llegar a tiempo a escribir esta séptima entrada, la última de las que tengo que escribir obligatoriamente para presentar el trabajo en clase. Dicho esto, me gustaría seguir escribiendo aquí, porque seguro que me van a seguir pasando cosas que vale la pena contar y, a falta de un sitio donde me paguen por escribir cosas serias, pues escribo para mí aunque no gane ni un duro, que lo importante es la salud.

Si a alguna de las personas que ha estado leyendo esto le apetece escribir en mi blog porque su vida es tanto o más desastrosa que la mía, estaría encantado. Xavi invita a cualquiera que se preste. Da pereza, sí, pero es satisfactorio escribir cosas que la gente disfruta leyendo, y todavía más si has disfrutado escribiéndolas.

Y nada, dar las gracias a mi familia, en especial a mi madre que siempre ha estado ahí, a mis amigos y amigas, a mi novia, a mi mánager, a mi antiguo mánager, que se fugó con todo mi dinero, a mi perro, a la presidenta de la escalera, al cajero simpático del supermercado, al conserje de la universidad y a Teo, el niño pelirrojo de los cuentos. Sin vosotros nada de esto hubiera sido posible. Va por posotros.

Como decía el gran Héctor del Mar: nos vamos… Pero volveremos.

25235723

Xavi “casi” no llega

Mi vida se sitúa, en gran parte, en esa maravillosa zona vital que es el “casi”. Cuando iba en tren todas las mañanas a la universidad, “casi” lo perdía muchos días (y “casi” lo cogía alguno). Ahora que vivo de alquiler, “casi” no llego a fin de mes. Ha habido veces en las que “casi” me ponen matrícula de honor, y otras en las que “casi” suspendo. Cuando de pequeño parecía que iba a llegar sobrado, “casi” no paso de 1’70 de alto.

A veces es bonito tener esa incertidumbre. Tenerlo todo claro a la primera debe ser aburrido, y cuando la vida te da sorpresas (como a Pedro Navaja, sí, pero no tan drásticas), tanto para bien como para mal, la cosa se anima un poco. Por otra parte, tampoco estaría mal que el karma, o el universo, o quien sea, si está leyendo esto, no me jodiera hasta el último momento en determinadas cosas.

También he de admitir que tengo parte de culpa, pero todo el mundo sabe (y los que compartimos filosofía de vida sabemos) que no hay nada como hacer algo con el agua al cuello y que te salga bien. Quiero hacer especial mención aquí a Jordi, a Puchades, a Ximo y a Luis. Con ellos he hecho más trabajos de clase que con nadie, y la relación “calidad-tiempo restante para la entrega” que conseguimos como equipo no la he vivido con nadie más.

Después están los que voy a llamar “casi” psicológicos. Son esas cosas a las que no has llegado ni de lejos, pero te queda la sensación de que te ha faltado un pelo. Lo que El Niño de la Hipoteca explica, más o menos, aquí. Llegar a algún sitio en el mundo de la música es mi “casi” psicológico (el que se me ocurre ahora, vamos). Seguro que muchas personas tendrán casos similares, o me gusta pensar que sí, aunque solo sea para no sentirme como un puto loco.

Lo que siempre he tenido claro es que lo importante es participar, que más vale un “casi” que una hostia con la mano abierta o una pedrada en la cabeza, y que hay que pasárselo bien.

c2f-6hiwgaaoq28